El ABC del alisado

Al margen de la variedad de planchitas exclusivas para el pelo, hoy la cruzada por un liso perfecto se extendió hacia productos cosméticos que nos aseguran melenas sanas y exentas de rulos conspiradores. Hablamos de los distintos sistemas de alisado a largo plazo.


Lejos de los peligros del formol, existen varios tratamientos aptos para distintos tipos de pelo. De la mano de Franco Sguassero, nuestro peluquero especialista consultado, te llevamos a recorrer los distintos paisajes que ofrece el mercado:
Alisado marroquí


Si tu melena es víctima del maltrato, este tratamiento es ideal para vos. “La fórmula, desarrollada en Marruecos, permite modelar cabellos muy ondulados, dañados y crespos. A la vez que alisa el pelo, lo recupera y le devuelve brillo, docilidad y resistencia”, explica Sguassero.


Se trata de un producto inocuo elaborado con arcilla blanca y aceite de cacao, que ayuda a reconstruir las zonas porosas y quebradizas del pelo, reducir las cutículas abiertas y eliminar el frizz. Se puede aplicar en cualquier caso tanto si fue tratado con coloración o permanentes. El proceso se termina de completar con brushing y planchita para lograr un resultado de lacio impecable. Conviene retocarlo cada cuatro meses.
 

Alisado egipcio


Nada de efímeros y traicioneros entrecortados internos para combatir el volumen excesivo. El alisado egipcio tiene la particularidad de reducir el volumen del cabello en un 85% desde su primera aplicación que, como es progresivo, va aumentando en los tratamientos sucesivos.


“El producto, que contiene proteínas, queratina y siliconas, alisa el pelo a través de una aplicación mecha por mecha. Luego, se realiza un secado rápido y se plancha de manera reiterada, ya que se activa con calor”, señala el especialista. El resultado es una melena lacia, brillante y resistente a humedades y lluvia. Como la fórmula actúa a base de temperatura, envainando las cutículas del cabello, no se corre el riesgo de sobreexponerlo, quemarlo o castigarlo. 
 

 

Alisado japonés
 

Si creías que la única solución para tu melena afro eran las trencitas playeras, te equivocaste. El alisado japonés logra disciplinar tu cabello por más intensos y desobedientes que sean tus rulos. Es que sus propiedades alisantes aplican también para el pelo grueso, áspero y encrespado.


Se trata de un sistema de retexturización que penetra en la corteza del pelo y lo modifica desde su estructura interna. El cabello se ablanda y se desestructura primero; luego se plancha para moldear la fibra y, por último, se utiliza un neutralizante que termina de fijar el tratamiento.


Si bien se puede aplicar sobre teñidos, no se recomienda para cabellos completamente decolorados. Lo mejor es que el pelo se encuentre en buenas condiciones. La indicación básica para resultados contundentes es no lavarse durante 48 horas. Para mantener el pelo sano conviene realizar baños de crema con frecuencia semanal. No se pueden realizar más de dos tratamientos por año.


Queratinización.


Pensado para las que quieren disminuir el frizz sin apelar a un alisado completo. “La queratinización capilar o biocauterización es un tratamiento que reconstruye la fibra capilar internamente dando suavidad y brillo a cabellos sometidos a procesos químicos como tinturas y otros agentes agresivos”, detalla Sguassero.


La estrella en este caso es la queratina, una proteína que le devuelve al pelo vitalidad y docilidad. Se trata de un sistema que actúa en la reestructuración, a la vez que acondiciona y recupera la cutícula del pelo. Ideal para ansiosas debido a que su aplicación no demora más de 30 minutos. Sus resultados: hidratación prolongada, humectación, sedosidad, reducción de puntas florecidas, lacio natural sin rigideces y efecto anti frizz. Como es la opción más suave y menos agresiva, se puede repetir todos los meses.
 

fuente: http://www.entremujeres.com

 Envía tu consulta por  Whats appCiudad autónoma de Buenos Aires